Verdades sobre sistemas de alarma

Saltos en la alarma
Alarmas en navidad ¿Cómo evitar falsos saltos?
01/12/2017
07-12-17
Vivir en España ¿En qué ciudades requieres sistemas de seguridad privada?
07/12/2017
verdades sobre sistemas de alarma

verdades sobre sistemas de alarma

La desinformación, o la sobreabundancia de la misma, puede generar confusión a la hora de hablar de seguridad en el hogar y en los negocios. Sólo al entrar en internet nos encontramos con un sinfín de mitos y creencias sin fundamento que pueden llegar a determinar nuestras decisiones en este terreno. Si bien es cierto que también hay aspectos reales, por desgracia no cobran la misma importancia y se confunden en la maraña de las falsas verdades.

Verdades sobre sistemas de alarma

En este sentido, la llegada de la innovación y la tecnología al ámbito de las alarmas de seguridad ha contribuido enormemente a desbancar tantísimos mitos de antaño. Los sistemas actuales de seguridad que podemos encontrar en el mercado poco o nada tienen que ver con aquellas creencias.

Con todo, sigue siendo imprescindible que a la hora de plantearnos buscar un sistema para nuestro hogar o negocio conozcamos los principales mitos en torno a este terreno y sepamos, por supuesto, cuales son las verdades.

Falsas creencias sobre las alarmas

Hablamos de esos mitos, falsas creencias e historias que van generándose y expandiéndose de boca en boca sin un fundamento real. La más extendida sin duda es creer que las alarmas invaden nuestra privacidad.

Muchos propietarios deciden no proteger su vivienda al pensar que las cámaras o demás sistemas graban toda su vida a todas horas, registrando cada movimiento. Algo totalmente erróneo, ya que las centrales receptoras de alarmas únicamente pueden tener acceso a las imágenes o vídeos del hogar cuando se produce un salto de alarma. El sentido es verificar lo que está ocurriendo y activar el protocolo de seguridad, registrar imágenes no es el fin en sí mismo.

Además, es un mito muy extendido que ante cualquier movimiento extraño los servicios de emergencia son avisados para acudir de inmediato al lugar. La realidad es que, para que este proceso se active, previamente deben de existir una serie de situaciones que propicien un salto de alarma.

Es bueno recordar que existen los sistemas de alarmas simulados, un tipo de sistema que puede ser una gran opción. Lo que hacen es tan sólo imitar a una alarma instalada, pero no hacen ninguna función. La gran desventaja es que los ladrones cada vez tienen más acceso a información de este tipo y son capaces de identificar los sistemas simulados.

Verdades de los sistemas de alarma

Hoy en día, la innovación y la tecnología introducida hacen que los sistemas alarmas sean dispositivos modernos y evolucionados, y por tanto más fiables que nunca. Se colocan tanto en locales comerciales como en viviendas con dos objetivos: primero con el fin de disuadir a los ladrones, y luego para avisar a las autoridades cuando se da la circunstancia de un asalto.

Por otro lado, es muy importante recordar que la legislación en materia de seguridad es muy concreta y clara. En este sentido hay que saber que no cualquier situación provoca la llamada a los cuerpos de seguridad.

Como la ley establece que el en caso de que salte un aviso de robo primero se debe comprobar que realmente se está produciendo un asalto, es la empresa contratada la que tiene que cerciorarse. Para ello, la empresa puede contactar con el cliente para confirmar que se está produciendo cualquier eventualidad fuera de lo normal y sospechosa. De ser verdad, el siguiente paso es enviar a un agente de la compañía para comprobarlo 100{fd21c68633877ce969a4d7b8e42ec8dad3a95600fbd58349ea46e7e60aa4c2e7}, y finalmente avisar a los cuerpos de emergencia como último paso.

Además, los avances en tecnología han permitido que los sistemas de protección actuales sean capaces de detectar y bloquear la señal usada por los ladrones para inhibir la alarma. Se ha tratado éste de un método muy sido utilizado por los ladrones, con el fin de paralizar el salto de alarma mientras entran en la propiedad. Algo que actualmente ha quedado desterrado gracias a la innovación.

Por último, un mito muy extendido es el de si compensa o no invertir en un sistema de alarma, por lo que nos cuesta y la necesidad real de en ello. No obstante, son cada vez mayores las evidencias y las estadísticas que muestran el aumento exponencial de robos. Por ello, merece la pena siempre conocer cuáles son los sistemas que por cuotas mínimas pueden adaptarse a nuestras necesidades para evitar así males mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =

Comparar ahora