Los robos en chalets son cada vez más comunes en España. En general, los robos en viviendas constituyen el segundo tipo de robo con mayor incidencia en Europa y en España la cifra se ha mantenido con leve alza cada año.

 

Los robos en viviendas suelen producirse especialmente en las ciudades más urbanizadas. Aunque también tienen lugar en apartamentos, pisos y viviendas comunes, son mucho más usuales en casas grandes y en chalets.

seguridad-video

Las autoridades el Ministerio de interior en España han determinados que los robos en chalets son más comunes debido a que es más fácil el ingreso a esta propiedad que a cualquier otra.

 

En un buen porcentaje, la mayoría de los robos en chalets se registran en horario nocturno y los ladrones entran por las ventanas sin tener necesidad de forzar las puertas.

 

En el país, los robos han llegado a registrarse inclusive en casas con alarmas para chalets, cuando los ladrones han logrado la manera de burlar la seguridad interna. Sin embargo, las autoridades coinciden en que la mejor forma de proteger este tipo de propiedades es a través de la instalación de alarmas para viviendas grandes.

 

Estas son algunas de las razones por las cuales los robos en chalets son más comunes que en otro tipo de viviendas en España.

Falsa percepción de seguridad

Los mismos ladrones o intrusos que se dedican al robo de viviendas, han documentado el modus operandi que suelen usar para realizar sus actos delictivos. En estas entrevistas, han revelado que prefieren robar en chalets que en otro tipo de vivienda, porque pueden camuflarse con mayor facilidad.

Curiosamente, los dueños de viviendas tipos chalets se sienten más “seguros” porque pueden sembrar plantas en el exterior de la vivienda y así “estar más protegidos” ignorando que es precisamente lo contrario.

 

Los ladrones consideran más fácil ingresar en chalets porque pueden esconderse en el patio o jardín de las casas cuando van a violentar la entrada, lo que han revelado, es que evitan las chalets con alarmas perimetrales o alarmas para chalets porque se incrementa el riesgo de ser descubiertos.

Fácil acceso

Normalmente, cuando se logra perpetrar un robo en chalets, los ladrones ingresan a la propiedad por las ventanas. Una característica muy particular de este tipo de vivienda, es que cuentan con ventanales muy grandes y amplios tanto en el frente, como en la parte de atrás, aspecto que termina por jugar en contra de los dueños de casa cuando se trata de robos.

 

Además, las viviendas tipo chalets tienen depósitos o haticos que facilitan la entrada de ladrones, y suelen además tener puertas traseras que normalmente no están bien protegidas con alarmas perimetrales o alarmas para viviendas grandes.

Temporada de soledad

Los propietarios de chalets suelen confiarse demasiado porque por lo general este tipo de viviendas están ubicadas en urbanismo o casas de circuito cerrado, y cuando llegan las vacaciones de verano, suelen salir y dejar la vivienda desprotegida.

 

En consecuencia, los expertos en seguridad privada y los funcionarios de seguridad coinciden en que la mejor manera de resguardar el inmueble es instalando alarma para chalets o alarmas perimetrales. Serán muy efectivas en cualquier temporada del año, especialmente cuando salimos de casa para disfrutar de las deliciosas vacaciones de verano

Robos nocturnos en planta baja

La mayoría de los robos en chalets se registran cuando los propietarios del inmueble están en casa. Aunque sí hay una incidencia importante de delitos en viviendas vacías la verdad es que muchos de los robos que se registran en las chalets en España ocurren cuando los dueños de la propiedad están dentro de casa.

La consideración que es importante tomar en cuenta en este particular es que, debido al diseño de las viviendas de tipo chalets, los ladrones pueden ingresar a la parte baja de la vivienda y robar mientras que los propietarios duermen arriba, sin percatarse del peligro.

 

Como los dormitorios en las viviendas tipo chalets suelen estar bastante aislado, es bastante común que los propietarios de viviendas sin alarmas perimetrales o alarmas para viviendas grandes, puedan percatarse del robo  a la mañana siguiente, cuando perciben la ausencia de objetos de valor.

 

De hecho, durante la temporada de verano, es normal en España que los ladrones pueden robar varias casas tipo chalets de varias en una misma noche. Así se registran denuncias de los propietarios de hasta 10 robos en lugares aledaños; todos en viviendas tipo chalets.

 

Algunas recomendaciones de interés

 

  •         Si usted cuenta con una casa tipo chalets, evite crear “muros” de protección, tanto de cemento como de plantas en el frente del inmueble, ya que estos, lejos de ayudarle a proteger el lugar, podrían convertirse en camuflaje para que los ladrones puedan esconderse con facilidad.
  •         Instale alarmas para chalets o alarmas para viviendas grandes. Estos dispositivos de seguridad inteligente son los más adecuados para proteger viviendas vulnerables. También es recomendable mantener la conexión con una central receptora de alarmas.
  •         Asegúrese de que su alarma para chalets no tenga puntos ciegos que hagan vulnerable el inmueble. Si sus sensores perimetrales o sensores para interiores no logran cubrir la mayor parte de la propiedad, comuníquese con la empresa de seguridad privada que le brinda servicios en el país.
  •         Proteja bien puertas y ventanas, usando sensores de interior, sensores perimetrales, sensores para ventanas o sensores de vidrios rotos. Recuerde que las ventanas son las puertas de entrada para los ladrones en las viviendas tipos chalets, por lo cual es el área que usted debe proteger con mayor cautela. Contacte a su empresa de seguridad para pedir protección adicional para ventanas.
  •         Asegúrese de conectar su alarma para chalets a una central receptora de alarmas, para monitorear las 24 horas el inmueble, especialmente durante los días de verano o en caso de que vaya a salir de casa durante una larga temporada. Sin embargo, los expertos recomiendan mantener la alarma conectada durante todo el año e instalar botones de pánico en las habitaciones del lugar.