Estar seguro en casa
Estar seguro en casa
31/10/2017
jueves9-11-17
4 servicios adicionales de una empresa de seguridad
12/11/2017
Prevenir robos en el hogar

Prevenir robos en el hogar

Sólo existe un lugar en el que todo ser humano se siente protegido y seguro, se trata sin duda del propio hogar. Sin embargo, muchos domicilios se convierten en blanco fácil para los ladrones en determinados momentos del año, sobre todo en período de vacaciones.

Si se ponen pocas o escasas medidas de seguridad, aumentan exponencialmente las posibilidades de ser víctimas de una de las experiencias más incómodas de nuestras vidas, a la vez que con cada intrusión en nuestra casa la sensación de seguridad baja mientras que el estrés aumenta.

Prevenir robos en el hogar

Por ello, es de vital importancia adoptar medidas de seguridad o reforzar las que ya tenemos en el hogar, con el fin de preservar la integridad de quienes habitan el domicilio y evitar todo tipo de robos.

Hay multitud de medidas que pueden ser tomadas a diario y por nuestra propia cuenta, mientras que otras, debido a sus características son más complejas de adoptar y para las cuales necesitamos de la ayuda de expertos.

Instalación de sistemas de alarmas

Sin duda, una de las mejores opciones para proteger y garantizar la seguridad es a través del monitoreo de nuestras propiedades con los sistemas de seguridad con una alarmas para el hogar. Las mismas son capaces de detectar la presencia de ladrones y de activar un protocolo de seguridad, por medio del cual advirtien a las autoridades cuando un intruso se adentra en la vivienda de forma violenta.

Es importante recordar que estos sistemas no evitan que los ladrones accedan a nuestro hogar, pero sí consiguen que permanezcan el menor tiempo posible en la casa. Los sistemas más comunes consisten en un sonido de sirena que alerta a los dueños y vecinos. Un buen sistema de alarma puede combinar contactos en las puertas y ventanas, sensores de movimiento y de roturas de vidrios.

Por otro lado, son aconsejables las alarmas antirrobo en propiedades de gran tamaño, sobre todo, cuando se planean estancias largas fuera del hogar o si hay guardados en el domicilio objetos de gran valor.

Por su parte, las rejas de seguridad o cercos eléctricos son otra manera de garantizar la seguridad de nuestra propiedad, al hacer que los ladrones tengan un obstáculo más que saltar para acceder al domicilio.

Otras medidas de seguridad

Si sacamos el máximo provecho de las medidas de seguridad que ya tenemos en casa, podemos reducir las probabilidades de ser víctimas de un robo en nuestro domicilio. Otras medidas de seguridad que no han sido mencionadas son por ejemplo la instalación de puertas de seguridad con cerraduras anti-robos.

Además, una medida muy simple pero que puede evitar sustos abriendo la puerta a los ladrones es contar con una mirilla en las puertas principales, y así poder ver quién llama a la puerta.

Por otro lado, las ventanas deben estar fabricadas con material resistente y contar con un buen sistema de cierre y apertura. Solo de esa manera se puede evitar que sean abiertas desde fuera. No obstante, esto no exime de la medida más lógica e importante que es cerrarlas cuando salimos del domicilio o por la noche.

Es importante resaltar el papel clave que juega la iluminación, ya que una propiedad bien iluminada disuadirá a los ladrones de penetrar la misma debido a la dificultad de moverse a sus anchas sin ser vistos.

En definitiva, entre las medidas de seguridad que podemos aplicar a diario se encuentran: no abrir la puerta sin antes preguntar y tener claro quién es; usar la mirilla; observar los alrededores de la casa antes de entrar, para asegurarnos que no hay nadie extraño siguiéndonos; comprobar que cerramos bien las puertas de acceso, ventanas y portones.

Si bien a veces es inevitable escapar de la inseguridad, un mal que puede acechar a todos a diario, sí que podemos minimizar el riesgo de ser víctimas de ella con gestos cotidianos y sencillos que protejan nuestro hogar y así no se convierta en blanco fácil para ladrones y ocupas.

Además, gastar en sistemas de seguridad como cámaras, alarmas o cercos eléctricos, no es más que una inversión para ganar en tranquilidad y en la seguridad de todos nuestros seres queridos. Todo ello con el fin de evitar situaciones de riesgo para nuestros bienes y sobre todo, lo más importante, para nuestra integridad física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + quince =

Comparar ahora