La mayoría de los padres en España y alrededor del mundo están siendo concientizados con relación a los riesgos que el Grooming implica para la nueva generación, en especial los millennials, que constantemente están expuestos a la información digital.

El grooming se conoce como una forma de acoso dirigida a niños y adolescentes a través de medios digitales, especialmente las Redes Sociales y las páginas web para jóvenes. Se ha asociado de manera directa con el acoso sexual. Sin embargo, también se ha relacionado con otro tipo de acoso, como críticas hacia su condición física o sexual.

Las autoridades de seguridad, en especial en los países desarrollados de Norte América, Europa y Asia han emitido alertas en este particular, para cuidar el consumo de contenido digital que mantienen los niños y adolescentes en escuelas y liceos,en aras de fomentar la protección de menores y hogar.

Sin embargo, son los padres los primeros llamados a cuidar ciertos detalles que podrían ser cruciales para evitar que tus pequeños terminen siendo víctimas de grooming, en principio proporcionándoles valores morales, y en segundo lugar emitiendo alertas tempranas sobre los peligros de la exposición inapropiada al Internet.

Muchos de los artículos dirigidos a este tema están dedicados a atacar el Internet, como un medio masivo de intercambio de información, cuyos controles son pocos o mínimos.

No obstante, las últimas investigaciones que se han desarrollado en este particular han concluido que no en todos los casos el grooming llega de manera “accidental” a nuestros niños y adolescentes, sino a través de amigos y familiares que usan ´plataformas web para ejercitar formas de acoso hacia los menores de edad.

comparador

En tal sentido, tal y como lo han recomendado durante la última década pediatras y maestros de escuela, son los padres quién deben tener especial cuidado y vigilar con detenimiento el material que consumen sus niños en edad escolar, a través de la web.

Quienes defienden el uso de tabletas, dispositivos móviles portátiles y ordenadores en las escuelas como medios para fomentar el avance de la informática entre los más pequeños de casa, afirman que son las bondades del desarrollo cognitivo aportadas por estos dispositivos que el riesgo que representan. Sin embargo, ante la nueva amenaza del grooming aparentemente no es así.

El grooming es un nuevo término incluido en el léxico actual, referido al tipo de abuso sexual cibernético que está de alguna manera impulsado por un adulto o joven, hacia un niño, con el único objetivo de obtener satisfacción sexual.

Este término sugiere que a través de las redes sociales, foros o espacios de debate en internet, como los canales de video, los adultos pueden contactar niños y persuadirlos a enviarles fotográficas eróticas, mensajes con contenido obsceno o inclusive preparar un “encuentro sexual virtual”

Se diferencia del ciberacoso porque en el caso del grooming el acosador es un adulto y las víctimas son niños o adolescentes inocentes, que lamentablemente tienen fácil acceso al Internet.

Aunque muchos de los casos de grooming pueden detectarse en las escuelas, en las actividades extra curriculares o entre amigos, la policía y las instancias de atención al menor están poniendo especial atención en los padres, quienes son los más indicados para percatarse de las alertas tempranas.

El grooming puede generarse también en ambientes físicos como escuelas, clubes, teatros o inclusive dentro de los urbanismos. Sin embargo, el modo más común en la actualidad es que el adulto busque el acercamiento al pequeño a través de redes sociales.

La gran ventaja de la web, es que a través de redes sociales y otros canales de comunicación, el acosador puede ocultar completamente su identidad, usar apodos, fotos que no son reales y crear un ambiente de “seguridad” donde realmente no existe, lo que posteriormente dificulta la labor de las autoridades de protección al menor.

Recomendaciones a los padres para protección de menores y hogar

Los niños y adolescentes pueden ser víctimas del grooming en cualquier entorno. Pero, especialmente los niños que están expuestos al internet durante muchas horas en espacios cerrados, como por ejemplo la casa, suelen estar más propensos a ser víctimas de acoso.

Este es el motivo por el cual se indica que los padres son los primeros responsables de proteger a sus hijos en este particular, evitando dejarlos pasar muchas horas detrás de la pantalla del ordenador o de una tableta en espacios donde no pueden estar siendo supervisados como la habitación.,

También., ante este fenómeno de la información en web y en entorno digital, se está recomendando  a los padres como medida para proteger a los niños, hablarle a los pequeños desde muy corta edad acerca de los riesgos de mostrar partes íntimas de su cuerpo a cualquier persona extraña e inclusive al riesgo de usar internet como mecanismo o herramienta para conocer personas.

Considerando además que en los casos más extremos de grooming inclusive  niños y adolescentes han sido contactados para ser víctimas de explotación sexual, también es recomendable enseñar a los niños que ya se manejan dentro de la web a no compartir información confidencial con nadie a través de Internet y evitar otorgar datos personales o familiares por esta vía con desconocidos.

¿Cómo evitar ser víctimas de acoso?

La protección de menores y hogar ante el riesgo de abuso no es demasiado complicada. en cambio, los padres pueden contribuir desde casa con la protección de niños, al vigilar de cerca las actividades que sus pequeños realizan mientras están conectados a la web.

Los expertos en el área han recomendado también a los padres regular el tiempo de exposición de los niños frente al computador, con la única intención de evitar que los niños y adolescentes, durante su tiempo se dediquen a pasar tiempos de “ocio” con la computadora y la conexión a internet expuesta.