Invertir en la protección contra los robos así como en la seguridad laboral, si somos propietarios de un negocio o empresa, es de una importancia vital. Son muchos los empresarios que apuestan por prevenir cualquier tipo de daño personal y material, y es que no deja de ser uno de los pasos fundamentales a dar para comenzar un proyecto o sencillamente, permanecer seguros mientras desarrollamos nuestra labor.

El terreno de las empresas de seguridad se ha ido adaptando a las demandas y necesidades de los clientes, desarrollando nuevos sistemas más precisos y cada vez más baratos.

El dueño de un negocio o empresa tiene como misión y objetivo principal aumentar la cantidad de ventas, así como captar clientes y aumentar la reputación de su marca, destacando el valor de la misma por encima de otras.

No obstante, las estadísticas son contundentes y es que en los últimos años han aumentado de manera exponencial los robos en el contexto de crisis económica. Es por ello que hoy en día la protección y la seguridad ha venido a ocupar otro objetivo fundamental y primordial dentro de la gestión de un negocio. Que entren a robarnos en nuestro domicilio o local comercial es un hecho desagradable y con enormes consecuencias, tanto desde el punto de vista material como por la sensación de inseguridad que genera en el propietario y en los trabajadores.

Por todo ello, vamos con cinco consejos sencillos que todo experto en seguridad recomienda para evitar sorpresas desagradables y que además son fácilmente evitables.

Horarios de apertura y cierre del local

El momento más sensible y con mayor probabilidad de producirse un robo es en la apertura y cierre del local. Por ello, es muy recomendable e importante que en estos momentos se encuentren presentes como mínimo dos personas, y evitar que sea una sola la que abra o cierre el negocio. Se trata de una medida sencilla pero que tiene grandes efectos disuasorios y puede prevenir momentos desagradables.

Dinero en efectivo

Hoy en día el dinero en efectivo está siendo reemplazado por otros medios de pago, no obstante, sigue suponiendo aún el mayor volumen de manejo, sobre todo en los negocios que comercializan bienes o servicios de bajo precio por unidad.

Para este tipo de local es aconsejable no acumular grandes cantidades de efectivo, conservando lo mínimo e indispensable para el día. Además, es aconsejable depositar el resto en una entidad financiera con suficiente periodicidad. Por otro lado, un hábito muy recomendable es no hacer esos ingresos en los mismos horarios, por lo que deberemos de cambiar las rutas de depósito del dinero.

Instalar un sistema de seguridad

Es sin duda el elemento de mayor efectividad a la hora de prevenir robos. Es imprescindible contar con un buen sistema de alarma y un especialista en seguridad que nos recomiende una serie de pautas, además de explicarnos el funcionamiento de la instalación.

La alarma que finalmente elijamos debe estar conectada a una Central Receptora de Alarmas (RCA), la cual se encargará de activar el protocolo de seguridad y enviar a los cuerpos de seguridad de producirse cualquier eventualidad que produzca un salto de alarma.

Por otro lado, es importante cuidar del mantenimiento, por ello será necesario comprobar periódicamente que el dispositivo funciona. Además, es recomendable avisar a los amigos de los ajeno mediante carteles que contamos con un sistema de alarma.

Invertir en concienciar a los empleados en prevención

Si contamos con empleados en nuestro negocio, será muy importante invertir tiempo en concienciarles sobre la importancia de llevar a cabo las distintas medidas de prevención. Si es posible, sería deseable que realizaran actividades de formación en seguridad.

La iluminación de la zona

Los ladrones suelen evitar zonas muy iluminadas para realizar robos, ya que prefieren operar en la oscuridad. Por ello es muy recomendable invertir en mantener un buen nivel de iluminación en el frente del local, en sus alrededores o zonas de riesgo.

Por último, el consejo más importante y valioso de todos, tanto para empleados como dueños de un negocio, es no oponer resistencia en caso de producirse un robo. Si bien lo más importante es la prevención de un robo, hay ocasiones en que este puede ser inevitable. De darse esta circunstancia y encontrarnos envueltos en una situación desagradable, no se debe poner en riesgo nunca la propia vida y seguridad.